Hace pocos días los alumnos de latín y griego de 2° de bachillerato obsequiaron a sus compañeros con la representación de una pequeña pieza teatral que ellos mismos habían compuesto. Dicha pieza debía ser representada en el teatro romano de Mérida durante la visita que los alumnos realizaron a la capital de la antigua Lusitania a principios del pasado mes de abril.
La obra no pudo representarse en tan majestuoso recinto ya que la encargada del vestuario, a la par que propietaria del mismo, sufrió un pequeño lapsus mental que hizo que el atrezzo quedara olvidado en el maletero de un Renault Scenic (lugar que, a pesar de llamarse así, no reúne las cualidades escénicas suficientes para albergar a tamaña compañía).
La obra, que sigue los cánones clásicos del teatro cómico de Plauto y Terencio, es un entremés que la osadía de estos jóvenes dramaturgos han dividido en tres fulgurantes pero intensísimos e hilarantes actos.

Sin duda alguna son seguidores de la máxima de Baltasar Gracián: bonum, si brevis, bis bonum.

Os dejamos unos vídeos colgados en nuestro canal de Youtube.